Imagen crítica Todos Lo Saben Pasotismo Ilustrado 1

Malas tierras

Crítica ★★★★☆ Todos lo saben / Título original: Todos lo saben / Año: 2018 / Duración: 130 min. / País: España / Dirección: Asghar Farhadi / Guion: Asghar Farhadi / Música: Alberto Iglesias (Canciones: Nella Rojas, Javier Limón) / Fotografía: José Luis Alcaine / Reparto: Penélope Cruz, Javier Bardem, Ricardo Darín, Eduard Fernández, Bárbara Lennie

Con Todos Lo Saben, Asghar Farhadi se confirma como un maestro de la escritura y la narración cinematográfica. El cineasta pone de nuevo al servicio del espectador una estructura dramática que conoce y sabe construir a la perfección. Ésta viene siendo empleada en sus últimas obras. Sus construcciones parten de un suceso mundano, aparentemente carente de interés en sí -una boda, una separación, una mudanza- para derivarlo en una profunda ruptura que termina por quebrar la historia y a los personajes.

La película comienza presentándonos a los personajes desde un punto de vista casi documental, haciendo un uso magistral de la luz natural para iluminar y valiéndose de los gestos y las miradas para retratarlos. Esta introducción un tanto idealizada es lo que más podríamos cuestionar al iraní, que hace un retrato algo estereotipado más cercano a la visión de Woody Allen en Vicky Cristina Barcelona que a una introspección del imaginario social español. Tras esta presentación familiar y colorida, todo se tuerce en ese gran punto de giro, ese choque argumental que sirve al cineasta para sacar a relucir su verdadero panfleto.

Tras el luminoso primer acto, el apagón de luz durante la celebración de la boda coincide con la llegada de la oscuridad a la película, los tonos fríos suceden a los tonos ocres del comienzo de la cinta y dejan paso al sufrimiento de una madre que sale en plena lluvia en busca de su hija por las resbaladizas calles del pueblo. Todo se tiñe de una atmósfera noir, empieza el suspense en la historia y el desarrollo de unos personajes que sacarán a relucir de manera progresiva sus oscuros secretos a medida que la tensión dramática de la historia va en aumento.

A pesar del cambio de ambientación, las historias de Farhadi mantienen su poder. El universo del cineasta posee esa verdad que es capaz de llegar a cualquier lugar del planeta. Los personajes, la trama, los espacios… cambian, pero su esencia es la misma. Los dramas familiares y los prejuicios son la base de sus historias que tan solo necesitan de un detonante para estallar y cambiar el discurso.  

Pese al conflicto y el suspense que plantea la película, su naturaleza no es el conocimiento o desconocimiento de los actos, Farhadi aleja el foco de estos saberes y los convierte en irrelevantes -o, al menos, carentes de la misma relevancia que el desarrollo de las relaciones entre los personajes-. La esencia del cine del iraní es el tránsito de los personajes y no la resolución de un conflicto, no hay más que ver finales como el de Nader y Simin, una separación.

Imagen crítica Todos Lo Saben Pasotismo Ilustrado 3

«Pese al conflicto y el suspense que plantea la película, su naturaleza no es el conocimiento o desconocimiento de los actos, Farhadi aleja el foco de estos saberes y los convierte en irrelevantes -o, al menos, carentes de la misma relevancia que el desarrollo de las relaciones entre los personajes-. La esencia del cine del iraní es el tránsito de los personajes y no la resolución de un conflicto».

El trabajo técnico de la película es extraordinario, José Luis Alcaine, colaborador habitual de Almodóvar -que en Todos Lo Saben hace una especial revisión de Volver– logra sacar el máximo partido a la luz de ese pueblo castellano que nos embriaga con sus viñedos cerrados y sus sombras alargadas. Otro elemento que funciona como la seda es la dirección de vestuario, encabezada por Sonia Grande, que transmite ese aire de realidad y permite una profunda inmersión en la historia.

La cámara se mueve en todo momento con convicción y honestidad, por los interiores y exteriores, manteniendo la distancia adecuada para retratarnos a los personajes de manera perfecta, sin llegar a la intromisión, haciendo que ese aroma casi documental con tintes idealizados que ofrece al principio se torne oscuro a medida que transcurre la narración del relato.

La huella del pasado a la que hacíamos referencia aparece como recuerdo de sufrimiento o disfrute, pero las consecuencias son contemporáneas. Las apariencias y la supuesta normalidad se rompen a la vez que lo hace el relato que deviene en una suerte de traumas y sucesos que no se han superado y que llenan de rencor y desdicha a los personajes.

El reparto es excepcional, destacan las interpretaciones de Penélope Cruz -pese a no alcanzar la suficiente brillantez en todas las ocasiones-, Javier Bardem, Bárbara Lennie, Eduard Fernández y Ramón Barea. Algunos de los demás personajes van perdiendo fuerza a medida que transcurre el relato para acabar convirtiéndose en un mero apoyo o un elemento más del encuadre. Espacialmente castigado queda el personaje de Ricardo Darín, carente de verdad e interés, cuyas convicciones religiosas parecen forzadas y artificiales a la vez que la construcción de su personaje se antoja algo vacua.

La mirada de Farhadi es sabia y severa, compleja, sutil y minuciosa y gira alrededor de temas de gran calado: las apariencias, la manipulación, la mentira, el cinismo, el pasado, la descomposición familiar… todo ello al servicio de una profunda reflexión sobre el precio a pagar por la corrupción moral.

Pese a no estar a la altura de trabajos como A propósito de Elly, El Viajante o, sobre todo, la sobrecogedora obra maestra Nader y Simin, una separación, la película es notable y muy entretenida, mantiene al espectador en su silla durante las más de dos horas que dura su metraje.

Tráiler

Reproducir vídeo

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest
Share on telegram

Contacto

Si quieres contactar con nosotros no dudes es escribirnos un mensaje a través de este formulario.

¿Quieres recibir las últimas novedades y artículos?